viernes, 25 de enero de 2013

Trouble with the curve (2012)


Género: Drama
Dirección: Robert Lorenz 
Protagonistas: Clint Eastwood, Amy Adams, John Goodman, Justin Timbarlake
Duración: 110 minutos
Año : 2012

Si esta vida fuese justa debería regalarle 50 años más de vida a Clint Eastwood para que siga creando, aportando belleza y sentir a quienes si merecemos la muerte. Durante esta última década Eastwood nos ha regalado películas sin igual entregándonos una garantía de calidad asociada a su nombre. Esta vez lo tenemos protagonizando una cinta que no dirige pero que de igual manera cuenta con su sello dramático. 

Gus Lobel (Clint Eastwood) es un veterano cazatalentos de un equipo de beisbol. Es un viejo casca rabias , solitario y maniático (el papel es muy similar al ejecutado en esa maravilla de 2008 titulada "Gran Torino") que en su trabajo está siendo muy cuestionado a causa de su edad. De pronto, Gus presenta un problema a la vista por lo que su hija Mickey (Amy Adams), una abogada fría, soltera y trabajólica, decide enfrentar  las trancas del pasado y acercarse a su padre. Desde acá se desarrollará una historia con la que se engancha sin dificultades y se disfruta de igual manera.

Si nos ponemos exquisitos "Trouble with the curve" no es lo que podríamos calificar como una película perfecta. El argumento por momentos es algo predecible y los sucesos (sobretodo el desenlace) son algo forzados, sin embargo, la química que existe entre los protagonistas carga por completo con la película (las actuaciones son un manjar), eso además de  encontrarnos con un drama que cumple con su objetivo: emocionarnos.

Cuando Clint Eastwood dirige este tiende a mostrarnos historias feas y tristes, que generan esperanza a través del dolor, en ese sentido "Trouble with the curve" es una película algo más tradicional, más linda y feliz por así decirlo, quizás ahí radique su principal defecto pero de todas maneras es una cinta tremendamente recomendable. Y Clint, por favor... ¡no te mueras nunca!

3.5 / 5
Muy buena



PUEDES VERLA ONLINA Y SIN CORTES ACÁ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada